Las Malvinas son Argentinas !


CTM Internacional ISP-UNI-UITA: OPOSICIÓN GLOBAL AL ACUERDO SOBRE COMERCIO DE SERVICIOS (TISA)
Seguinos en Twitter !Seguinos en YouTube !

ISP-UNI-UITA: OPOSICIÓN GLOBAL AL ACUERDO SOBRE COMERCIO DE SERVICIOS (TISA)

Desde la educación al transporte, pasando por las finanzas o la salud, el nuevo Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA) plantea amenazas serias para la calidad de los servicios que ofrecen distintos sectores públicos que afectan a la vida de los ciudadanos y ciudadanas.

Dos actividades internacionales fundamentales concentraron las fuerzas de tres Sindicatos Globales, entre ellos la ISP, en torno al tema TISA. El primero de ellos fue el “Foro Público de la OMC”,  celebrado en Ginebra, el miércoles 1 de octubre de 2014, en el cual la Internacional de Servicios Públicos (ISP), la UNI Global Union (servicios privados y actividades fines) y la Federación Internacional de Trabajadores de la Alimentación (UITA), unieron fuerzas para esclarecer a escala global sobre los peligros que conlleva el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA por sus siglas en inglés).

Seguidamente y en el mismo mes de octubre, también en Ginebra se llevó adelante el primer Foro Mundial sobre el Comercio de Servicios, celebrado también en Ginebra el 17 de octubre de 2014, organizado conjuntamente por la Internacional de Servicios Públicos (ISP), la Friedrich-Ebert-Stiftung (FES) y la Red Our World Is Not For Sale (OWINFS).

En los dos eventos especialistas de primer orden y más de 140 representantes de sindicatos, sociedad civil y gobiernos expresaron su alarma por el secretismo con el que están negociando el nuevo acuerdo internacional de comercio, un grupo reducido de gobiernos, con el apoyo de una coalición de corporaciones

“El secreto de estos acuerdos de comercio desdeña cualquier participación democrática,” afirma Jane Kelsey, Profesora de Derecho de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, y agrega, “los servicios son fundamentales para la vida diaria de la población y lo que vemos en estos acuerdos es un intento de convertirlos en productos comerciales, de forma que beneficien sólo a las mayores compañías del mundo”.

Según Herta Däubler-Gmelin, antigua Ministra de Justicia de Alemania, “los acuerdos de comercio deberían ser debatidos por los parlamentos nacionales y dentro del Parlamento Europeo, con total transparencia. En caso contrario, suscitarán protestas y no ofrecerán los resultados que quienes los apoyan continúan prometiendo”.

En los Estados Unidos, “la industria y los grupos de presión del comercio tienen una representación mayoritaria en el Comité Asesor de Comercio, y llegan a alcanzar el 85% del total de sus miembros” reveló Celeste Drake, especialista en política de comercio y globalización de la AFL-CIO.

“El interés y la participación en el foro demuestran la preocupación creciente por estas conversaciones secretas”, afirmó Daniel Bertossa, Director de Política y Gobernanza de la ISP, tras lo cual amplio, “los servicios públicos logran que derechos humanos fundamentales y necesidades económicas y sociales sean universalmente accesibles. Se ofrecen sobre la base de la necesidad. Los servicios públicos existen porque los mercados no lograrían estos resultados”,

“Más del 70% del consumo de agua va a parar a la agricultura. Es urgente reestructurar el sector agrícola, para hacerlo social y medioambientalmente sostenible. Sin embargo, acuerdos como el TISA, y otros similares, nos llevan en la dirección opuesta ya que facilitan la apropiación de los recursos públicos por parte de las corporaciones y minimiza el espacio político”, afirmó Peter Rossman, Director de Campañas Internacionales y Comunicaciones de la UITA.

“Las negociaciones del TISA exportarán el fracasado modelo de liberalización postal a pueblos de todo el mundo, sin que estos tengan jamás ni voz ni voto al respecto” afirmó Stephen DeMatteo, Responsable del Departamento de Correos y Logística de UNI Global Union, para después agregar, “se debe permitir que los Estados garanticen que los servicios postales continúen siendo el servicio viable y universal que han sido durante generaciones, para ofrecer a toda la ciudadanía servicios de calidad y, a los trabajadores, empleos de calidad”.

El acuerdo propuesto haría imposible que los gobiernos devuelvan los servicios públicos al control estatal, incluso en los casos en que los servicios privados hayan fracasado. Además, restringiría la capacidad de los gobiernos de regular sectores clave de la economía como las finanzas, la energía, las telecomunicaciones y el flujo transnacional de datos.